Un billete problemático, pero comprometido

El billete de cinco dólares australiano ha sido calificado de feo e inútil, pero está cumpliendo con una función social necesaria

0
10 views
El nuevo billete de cinco dólares australiano con su banda transparente central

El día 29 de octubre de 2016 entró en vigor en Australia el billete de cinco dólares más polémico hasta la fecha. Tremendamente colorido, con partes transparentes incluso, llegó a ser calificado de “vómito”.

Jason Murphy es periodista económico australiano

Y como a perro flaco todo se le vuelven pulgas, hay más. Resulta que las máquinas expendedoras no los aceptan. Los devuelven.

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores, Nick Aronis, salió al paso de este problema: “El lector de billetes de las máquinas llega a la parte transparente y la reconoce como el final del billete. Así que lo rechaza, claro”, explica Aronis.

Es obvio que tendrán que adaptar la tecnología de las máquinas para el uso del billete. Porque no parece que vayan a retirarlo precisamente por su función integradora.

Eso sí, es todo un alarde de tecnología anti-falsificación. Quien quiera copiarlo lo va a tener crudo, como vemos en este vídeo:

Un billete con una misión social

Pero el nuevo fiver, como le llaman los angloparlantes, cumple con una misión social. Bajo tanto colorín, hay una novedad de esas que nos hacen pensar “¿por qué no hemos hecho esto antes?”

Los números están en relieve, de forma que las personas con deficiencias visuales pueden reconocer el valor del billete al tacto.

En Australia viven casi 360.000 personas con este tipo de problema. No es cosa baladí.

La idea de incorporar este elemento en relieve nace de un chico con deficiencia visual, Connor McLeod. Hace tres años inició junto con su madre una petición en Change.org para añadir marcas táctiles para personas como él. Al fin, lo ha logrado.

La madre de Connor explicaba que, en efecto, los billetes tienen diferentes tamaños. Pero si no tienes varios valores a mano no hay manera de distinguirlos sin verlos.

Más de 57.000 personas firmaron la petición que llegó al Gobierno aussie, que prometió que el billete tendría estas marcas. Y Aaron Tyler, el creador del billete, decidió hacer uno personalizado para Connor.

 

El billete de A$5 personalizado para Connor McLeod
El billete de A$5 personalizado para Connor McLeod

Así que sí, el billete puede parecer más feo o más bonito. Y puede ser problemático para comprarte una lata de refresco en una máquina. Pero es innegable que con todo el bien que puede hacer es un espejo en el que mirarse. Con perdón.

Recomendaciones del autor

No hay comentarios

Dejar respuesta