Australia se blinda contra la piratería

Ahora que el primer caso de bloqueo de webs está casi cerrado, puede que vengan mucho más. Por ejemplo, varias discográficas como Universal Music o Warner Music Australia han pedido que otra célebre página de descarga de torrents, KickAss, y sus proxys sean bloqueados

0
598 views
Páginas emblemáticas como Pirate Bay podrían verse bloqueadas en Australia si finalmente sigue adelante esta legislación contra la piratería online

Say goodbye to Pirate Bay, podríamos decir en la lengua de Shakespeare. Adiós a Pirate Bay. La Corte Federal de Sídney ha dado los primeros pasos para cerrar varios portales que se dedican, por así decirlo, a la piratería online.

Páginas como Pirate Bay, todo un referente en el mundo de las descargas a través de protocolo torrent, Solar Movie, Torentz o IsoHunt están en el punto de mira de esta nueva legislación que busca proteger los derechos de autor.

Basándose en la ley que el parlamento aussie lanzó en 2015 que permite bloquear sitios web, las compañías de telecomunicaciones Foxtel y Roadshow pidieron en febrero que los proveedores de internet tuvieran el poder de forzar el cierre de páginas cuyo principal propósito fuera “infringir los derechos de autor”. Como ejemplo, citaron la piratería de algunos shows locales como Wentworth o Real Housewives of Melbourne.

¿Cómo y quién paga esto?

Como ninguno de los portales mencionados y advertidos han rechazado su clasificación como sitios de piratería, la pregunta que surge es cómo procederán a su bloqueo y quién pagará los platos rotos.

En principio se piensa en usar el DNS (Domine Name System), las IPs, el rerouting, bloqueo de URLs o cualquier otro método alternativo, según se lee en la sentencia. Sin embargo, por mucho que sea una victoria frente a los piratas informáticos se ve empañada por el coste: el bloqueo de cada web tendrá un precio de 50 dólares. Dinero que tendrán que pagar las partes demandantes.

¿El fin de la piratería australiana?

Ahora que el primer caso de bloqueo de webs está casi cerrado, puede que vengan mucho más. Por ejemplo, varias discográficas como Universal Music o Warner Music Australia han pedido que otra célebre página de descarga de torrents, KickAss, y sus proxys sean bloqueados.

Los defensores de las descargas alegan que este tipo de descargas no son piratería como tal porque no existe un lucro. Es simple compartición de material, como quien presta una película a un amigo.

Por su parte, desde Foxtel se aplaude la decisión. “Este juicio es un paso de gigante en dos direcciones”, comentó el CEO de la empresa Peter Tonagh: “tanto para combatir la piratería como para educar al público de que acceder al contenido de estos sitios no está bien”.

¿Tiene la piratería los días contados en el mundo o es imposible ponerle puertas al campo?

No hay comentarios

Dejar respuesta