Australia quiere enterrar el sellado de pasaportes

El presumir de pasaporte se acabará, por lo menos en Australia, que pretende eliminar el sellar en la frontera sustituyéndolo por exploraciones biométricas

0
348 views
pasaportes

Una insignia de orgullo entre los viajeros habituales, los pasaportes con las páginas llenas de sellos podría convertirse en un recuerdo. Gracias a la tecnología sofisticada que pretende reemplazar los actuales medios de identificación, mejorando así en efectividad y seguridad.

Australia está trabajando constantemente para actualizar su propio procesamiento internacional, con una especie de check-out de autoservicio con exploración de cara, iris y / o huellas dactilares diseñado para eliminar el proceso tan lento e individualizado de las interacciones humanas introduciendo la tecnología para mejorar el proceso.

Los oficiales relacionados con esta transformación, consideran que con ellos se logrará una experiencia más eficiente a la hora de identificar a los viajeros y se espera que entre en funcionamiento en los próximos tres años, según el plan de las autoridades, que tienen planeado comenzar con las pruebas en el aeropuerto de Camberra el próximo julio, para continuar con los aeropuertos de Sídney y Melbourne.

Los nuevos pasaportes digitales

Los nuevos sistemas también sustituirían a los actuales sistemas de pasaportes electrónicos actualmente en vigor, que se aplicaron hace unos diez años. Lo que aún no está definido es el sistema específico que se utilizará, por lo que esperan diferentes propuestas innovadoras de los posibles proveedores.

John Coyne, jefe de seguridad fronteriza del Instituto de Política Estratégica de Australia, dijo al Sydney Morning Herald que los pasajeros “literalmente saldrán como en un aeropuerto doméstico” con el proyecto Seamless Traveler.

Este nuevo pasaporte podrá reportar una cantidad significativa de información de los viajeros a los servidores del gobierno, que posiblemente podrán ser consultados desde las oficinas portuarias y aeroportuarias, además de las embajadas y otras oficinas estatales. La información digital almacenada podrá ayudar a quienes quieran re ingresar al país a través de sus fronteras para que sus datos personales coincidan con los datos biométricos.

La nueva tecnología sigue una polémica ley aprobada en 2015 que le da al gobierno una capacidad más amplia para recopilar información biométrica de ciudadanos, viajeros extranjeros y menores en los aeropuertos de Australia.

No hay comentarios

Dejar respuesta