La fórmula del anuncio perfecto está en el cine

Todo apunta a que podría ser la fórmula perfecta para que el consumidor llegue hasta el final: imágenes impactantes, vibrantes y luminosas que, durante cinco o diez segundos, destacan lo mejor

0
12 views
El cine, solución para la publicidad digital
La fórmula perfecta de la publicidad puede estar en el cine

La publicidad se ha visto obligada a evolucionar, cambiar y adaptarse a medida que lo hace la sociedad actual: rápido, muy rápido. En este sentido, el usuario ha cambiado su forma de consumir los anuncios digitales, aquellos que llegan hasta nosotros en formato multimedia. Hacemos referencia, sobre todo, a la publicidad en vídeo: se ve de manera más intensa debido a los soportes (tablets, teléfonos móviles…), más concentrada y siempre asociada a los elementos que pretendemos ver. El problema llega cuando nos bombardean y la reacción más lógica es la de saltar este tipo de anuncios puesto que terminan por convertirse en algo molesto. En plena búsqueda de una solución la industria publicitaria podría encontrar  la fórmula perfecta en el cine.

La tensión que genera el pinchazo mediante el cual saltamos un anuncio para poder ver el vídeo que deseamos es inmensa porque las empresas saben que, en ese momento, han perdido un consumidor más que, probablemente, no van a recuperar nunca. Entonces, ¿de qué manera pueden captar nuestra atención sin llegar a enfadarnos? The Verge ha puesto el acento en la industria cinematográfica y en una técnica que ha empezado a aplicar en los tráiler de las películas adaptándose a nuestra nueva manera de ver vídeos. Ésta pasa por hacer un anuncio del propio anuncio. Parece enrevesado, nada más lejos de la realidad: se trata de fijar nuestra atención para evitar ese lapidario pinchazo.

El cine, solución para los anuncios digitales
El anuncio perfecto está en el cine

Todo apunta a que podría ser la fórmula perfecta para que el consumidor llegue hasta el final y vea todo el anuncio y, al mismo tiempo, supondría un cambio total y radical del mundo publicitario. ¿En qué consiste este método que se antoja como la piedra filosofal publicitaria? Imágenes impactantes, vibrantes y luminosas que, durante cinco o diez segundos, destacan lo mejor de la trama de la película; en ese periodo de tiempo el espectador sabe que no está viendo cualquier cosa sino lo que de verdad importa y un contenido que será desarrollado posteriormente. Ahora sólo queda trasladarlo al mundo de los anuncios: en lugar de hablar del argumento, se conectaría al consumidor  con el contenido en un vídeo cuya duración es el tiempo que toleramos para ver el anuncio previo.

Esta fórmula implicaría un cambio en el mundo publicitario. Se pondría fin al objetivo de buscar la sorpresa para dibujar después una progresión ascendente hasta el producto; con esta nueva vía se apostaría por un gancho que nos lleva a intuir lo que vamos a ver sin llegar a saberlo para adivinarlo en su posterior desarrollo. De momento, esta nueva táctica sólo ha sido aplicada a los tráiler de las películas. Queda por ver si la magistral fórmula conseguirá derribar los muros del mundo de la publicidad para revolucionar los anuncio digitales y poner solución a esos fatídicos pinchazos.

No hay comentarios

Dejar respuesta