6 formas de optimizar el contenido para un lector web

Si te tomas un tiempo para entender el comportamiento de los lectores online puede que encuentres la forma de aumentar los niveles de engagement y llevar tu contenido al próximo nivel

0
4 views

Imagina que coges un libro. Solo es una pieza de contenido que querrás leer de principio a fin. Un periódico es más variado, y solo querrás leer dos o tres artículos. ¿Qué pasa si entras en internet y te ahogas entre tanta elección?

Con la gran cantidad de contenido disponible online es razonable que los usuarios tengan diferentes hábitos de consumo. Es importante entonces que los expertos en marketing comprendan las mecánicas tras la optimización de sitios web y la información de lo que gusta a sus visitantes leer.

Para ayudaros en este camino, os damos seis trucos para enganchar al público.

1. Vistazos rápidos

Lo primero que debes notar es que no vas a tener la atención de nadie por mucho tiempo. Un estudio de Microsoft ha desvelado que la edad de los smartphones ha hecho que los humanos hayamos quedado con un margen de atención de unos 8 segundos.

Esto quiere decir que cuando la gente lee contenido en internet tienen la tendencia a echar un vistazo por encima para encontrar la información que buscan. Si la información no aparece rápido, se aburrirán y seguirán moviéndose. Asegúrate de que los puntos clave de la información que quieres ofrecer la tienes bien a la vista.

2. La mitad superior

Teniendo en cuenta el punto uno, piensa que la información que pongas en la parte superior de la página será la que se vea antes. Gran parte de tu público no se molestará ni en hacer scroll para ver qué hay más abajo.

Esto no quiere decir que descuides lo que tienes abajo, piensa que si alguien baja de la parte superior es más fácil engancharlo porque le está gustando lo que ve.

3. El patrón F

Este patrón prevalece sobre todo comportamiento online. Los usuarios empezarán a leer horizontalmente, luego bajarán a la siguiente línea y empezarán a saltarse partes en vertical, dejando la columna derecha menos “vista”. Esto crea una forma de ‘F’ a la hora de leer, si uniéramos los puntos.

Traducido a datos, tenemos que el 70% de los visitantes solo ha mirado la información en la parte izquierda de la pantalla. Mantenlo en la cabeza cuando elabores contenido para tu web.

4. La importancia de la cabecera

Solo un 16% de los usuarios lee el contenido que escribes hasta el final. En una página media, incluso los lectores más asiduos leen solo un 28% de las palabras mostradas. Con eso en mente, intenta que tu cabecera responda a estas preguntas:

  • ¿Por qué debo leer esto?
  • ¿Qué ganaré?

5. Espacios blancos

Todos conocemos el terror que se nos presenta cuando nos enfrentamos a un impenetrable bloque de prosa. Es intimidante y hace que el lector quiera huir antes de empezar.

Recuerda, joven padawan: dejar espacio entre el contenido puede ser más impactante que las mismas palabras. No vaciles a la hora de convertir párrafos largos en otros más cortos y fáciles de digerir.

6. Menos es más

Siguiendo el punto anterior, cuanto menos caótica parezca una página mejor respuesta tendrás. Por supuesto, imágenes y vídeos ayudan a romper la monotonía, pero no abuses. Lo mismo ocurre con el tamaño de las letras.

Sé coherente para mantener el impacto en tus lectores. Crea una firma que identifique tu contenido y así crees el enganche necesario con tu audiencia.

La ciencia tras la optimización no hará que el público se enganche automáticamente. El contenido es fundamental, siempre. Pero si te tomas un tiempo para entender el comportamiento de los lectores online puede que encuentres la forma de aumentar los niveles de engagement y llevar tu contenido al próximo nivel.

Y si has llegado hasta aquí, enhorabuena: formas parte del 16%.

No hay comentarios

Dejar respuesta