5 soluciones a los típicos problemas de las empresas familiares

Montar un negocio con tus padres, tu pareja, tus hermanos o tus hijos no es nada fácil, muchos caen en los mismos errores y la falta de soluciones hacen que estas quiebren ¿Quieres evitarlos? Sigue estos consejos

0
13 views
Padre e hijo empresas familiares

La falta de consenso y la incapacidad de crear equipo provocan el 62% de las “muertes” de las empresas familiares. ¿Quieres saber cuáles son los errores más típicos en los que caen este tipo de negocios, y lo más importante, cuáles son sus soluciones? Aquí las tienes.

Cuidado con el nepotismo

En las empresas familiares es normal asignar puestos a dedo. Se entiende que los familiares se van a implicar más con el negocio y este se fortalece. El problema es que esta técnica puede generar resentimientos en los empleados.

Lo mejor es discutir el criterio de contratación y distinguir entre las competencias profesionales que la empresa necesita y aquellas que la familia tiene. En el caso de ningún miembro de la familia las tenga, lo mejor es optar por profesionales externos que aporten las competencias necesarias para el negocio.

La familia no debe ser un escudo tras el cual se proteja a familiares incompetentes

A muchos les supone un trauma despedir a algún miembro de la familia. Lo mejor para evitar malos entendidos y dramas familiares es encauzar el problema con reuniones y trabajos en grupo.

La comunicación es fundamental para explicar a la persona que no está ofreciendo lo que se le pide. Antes de despedirle hay que hablar con él y explicarle qué se espera de él y buscar el motivo por el que no está alcanzando las metas propuestas.

En el caso de que no se pueda solucionar el problema y haya que recurrir al despido,  hay que dejar claro que se está mirando por el bien de la empresa y que esta es un patrimonio común de la familia.

La empresa no es una oficina de colocación y no todos tienen que entrar obligatoriamente.

Los conflictos personales deben quedarse fuera de la empresa

Cuando se mezcla lo personal con lo profesional, las consecuencias son desastrosas.

La unión de hermanos es la que peor suele salir. Si es previsible que en un futuro la empresa vaya a tener una gestión compartida de hermanos, lo mejor es prepararles para los que vendrá. También es fundamental definir con claridad quién va a liderar el proyecto.

Prohibidas las palabras “Aquí siempre se ha hecho así”

Muchas empresas familiares tienden a apegarse a la tradición. Los emprendedores más mayores suelen resistirse a los cambios.

Para evitar esto lo mejor es hacer reuniones periódicas donde se puedan diseñar cambios estratégicos consensuados por todos los trabajadores.

Pensando en el futuro

Si el negocio crece hay que estar preparados. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es informar a tiempo a la siguiente generación del proyecto de sucesión y llevar a cabo acciones que despierten las capacidad de emprendimiento de los sucesores.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta