5 fiascos a evitar cuando planeas tu startup

Arrancar una startup no es cosa baladí y puedes cometerse mil errores que te llevarían al fracaso, al igual que hay caminos variados en sentido contrario: aprende a separar unos de otros si quieres llegar arriba

0
7 views
Para poder triunfar con tu startup deberás esquivar fiascos que se te ponen delante, algunos de ellos desde el primer paso que das. Estos 5 son básicos

Empezar una startup en ocasiones es meterse en territorio desconocido. Si bien es cierto que es una puerta al éxito, esto es como caminar por el filo de una navaja: un mal movimiento y es un fracaso. Si encima cometes uno de estos auténticos fiascos, no durarás ni tres días. Aproximadamente.

1. Gastar dinero para abrir demasiado pronto

El dinero no compra la felicidad, solo es combustible para tu startup. Es completamente normal querer arrancar pronto y por todo lo alto, con campañas publicitarias, anuncios en Facebook y en televisión…

Sin embargo, el presupuesto se agotará a la velocidad de la luz si solo te centras en esto. Al principio tienes que medir el impacto en tantos canales como sea posible. Hasta que no sepas bien cuál es el que más te beneficia, no cometas un dispendio.

Una startup es una solución nueva para un problema viejo, pero el éxito no está garantizado. Necesitarás mucho presupuesto para hacer experimentos y probar las plataformas que mejor te funcionan.

2. Ignorar el poder de la gente

Una vez empieces, el caos estallará. Todo ocurre en un abrir y cerrar de ojos. Éxito y fracaso podrán llegar en cualquier momento. Habrá muchas sesiones de brainstorming, reuniones, alertas, urgencias… por eso es importante olvidar lo que verdaderamente importa.

Vamos a tirar de un ejemplo: Slack. Esta aplicación no ha invertido en anuncios. No los hay. Se han lanzado directamente a por su público. Pidieron a varias empresas que probaran su producto. Fueron objetivos con el feedback y pudieron ajustar el proyecto acorde a esas críticas. Y ahora Slack es una de las principales aplicaciones para el entorno de la oficina.

Un buen testimonio puede lanzar tu compañía al estrellato. Recuerda que hoy el día el cliente se fía más de una reseña que de una autoridad. Confía en lo que dice la gente más que en las probabilidades, predicciones o discusiones.

3. Imitar a la competencia

Estudiar a la competencia es un factor clave para evitar fiascos, claro. Pero no apuestes todo tu dinero solo a esta carta. Tu competencia puede guiarte para identificar el punto exacto en el que debes centrarte, pero a la larga puedes verte perjudicado si tomas una estrategia muy similar a la suya.

Tienes que construir tu propia estrategia, encontrar tu comunidad lo más rápido posible y centrarte en ella. Ten en cuenta que si una persona recibe dos emails parecidos no tendrá curiosidad sobre la nueva compañía, sino que se sentirá confuso y posiblemente te considere spam.

Aparte, nadie aprende por experiencia ajena. Crea tu propio camino, esto además de ayudarte a encontrar tu identidad te permitirá proteger valores como la confianza, honestidad y transparencia.

4. Creer en la perfección

Es casi imposible que todo vaya bien desde el principio. Pero si es así, es cosa buena. Esquivar fiascos siempre será buena noticia. Cada error, eso sí, será una lección invaluable siempre que aprendas de él.

Desafortunadamente no muchos emprendedores lo ven así y no aprenden de esos fiascos. Por ejemplo, cuando una web no funciona lo que hacen es saltar a las conclusiones y rediseñar la web. Sin reflexionar.

Las razones que llevan al fracaso son muchas y muy variadas, así que antes de escuchar a tu yo perfeccionista mejor piensa en los pros y contras de forma objetiva.

5. No creer en el seguimiento

Aunque parezca mentira, un estudio demostró que solo un 23% de los expertos en marketing hacen seguimiento de sus campañas. Así quedan los datos en el olvido. Con un vistazo superficial a los hechos no podrás medir el retorno de tu inversión.

Cada campaña debería beneficiarse del seguimiento. Tienes que saber exactamente cuántos usuarios han interactuado con tu marca, los visitantes a la web, los ratios de clics y otros muchos factores.

Los números te ayudarán a tener una percepción cercana a la realidad y reemplazarán las incertidumbres por hechos.

Como ves, no son pequeños los fiascos que puedes encontrar a la hora de arrancar con una startup. Y se pueden identificar pronto. Solo tienes que esquivarlos creyendo en tu marca y tomando las decisiones en función de las evidencias sólidas y no basándote en asunciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta